Cada vez que pienso en África me asaltan dos cosas: la música de Mozart sonando en el gramófono de Memorias de África, y lo fascinante que debió de ser descubrir las fuentes del Nilo para los exploradores.

Isabel Burton, sí que lo vivió ya que decidió un día que se casaría con el explorador, traductor y orientalista inglés Richard Burton, que descubrió las fuentes del Nilo y el lago Victoria. Gracias a su rol de logista en las expediciones que acompañó de su marido, consiguió gran material para escribir y traducir varios libros sobre las culturas que allí encontró. Ella fue una de las muchas viajeras victorianas que decidieron enfrentarse a la difícil tarea de explorar una tierra virgen como era ese continente.

Hace ya muchos años que visité el lago Victoria y el nacimiento de las Fuentes del Nilo, y otros menos en donde me enamoré de la fuerza de la naturaleza que emana en Etiopía. Un país de tierra rojiza, cataratas azul magenta y montañas verde esmeralda.

Sus iglesias enterradas fascinan a cualquiera que las visita, lugares donde se canta el güiss (antiguo canto gregoriano africano), mientras que ves desfilar a gentes de raza negra y bellos rasgos vestidos de blanco. Tiene tal fuerza histórica este país, con su pasado marcado por la Reina de Saba, Salomón y el Arca de la Alianza, que vayas donde vayas encontrarás algo único en este continente: un Patrimonio arquitectónico espectacular mezclado con una naturaleza increíble.

Por eso también otras viajeras como Mary Kingsley o Lady Livingstone se enamoraron de este continente y país, la tierra del Nilo Azul que aporta el 70% del caudal de todo el Nilo.

Un lugar en donde la mujer tuvo su rol en el pasado reinando y lo está teniendo en la actualidad gobernando como Presidenta del Gobierno. Un país donde afortunadamente se ha prohibido la ablación (aunque se sigue practicando a escondidas) y en donde el matrimonio infantil se ha reducido drásticamente en la última década (comparativamente al resto de Africa).

 

Si quieres conocerla de primera mano y con una cicerone de excepción como Rosa María Calaf, atrévete a dar la vuelta al mundo y conocer ese país a través de una interesante mirada femenina