Si hay algo que caracteriza a Focus On Women es nuestro compromiso por llevar a cabo un turismo responsable y ser una agencia de viajes centrada en el empoderamiento de la mujer. Por ello, colaboramos con proyectos tan valiosos como la Casa de Acogida Mantay en Perú para madres adolescentes. Conoce más de este proyecto a través de su fundadora, Raquel García.

  1. ¿Qué es lo que hizo que surgiera Mantay, en qué os inspirastéis? ¿Qué fue lo más difícil para empezar con la asociación?

Nuestra historia comenzó hace quince años, cuando nos encontramos cuatro personas en un mismo lugar – Cusco en Perú-  intentando destinar un tiempo de nuestras vidas a los que más lo necesitan o intentando buscar ayuda para nosotros mismos, no lo sé.

Nos conocimos trabajando con niños y niñas, que por diferentes motivos no podían vivir con sus padres. Allí conocimos a adolescentes que se veían forzadas a tomar la decisión de abandonar a su hijo o hija por no contar con recursos materiales o que tenían que dejar a su familia por encontrarse en alguna situación de riesgo. Estas realidades tan duras nos movieron a hacer algo para transformar tanto dolor en alegría y esperanza.

Juntos empezamos el proyecto más desafiante de nuestras vidas, crear una casa para madres adolescentes, que les brindase la seguridad y tranquilidad para asumir su maternidad y aprender a amar y cuidar de su hijo o hija, sin renunciar a lo que significa ser adolescente.

Lo más difícil fue la falta de información publicada sobre la maternidad en la adolescencia y de experiencia, que nos sirvieran de referencia y de ayuda. Por otro lado, fue muy complicado encontrar la financiación ya que ninguna institución da dinero a una asociación que acaba de surgir, sin bienes, ni experiencia, solo buenas intenciones.

 

  1. Madres que enfrentan la maternidad muy jóvenes con 12, 13 o 15 años. ¿Cómo afrontáis una situación así? ¿Se trata a las chicas como niñas o como madres?

Cuando las madres llegan a Mantay, se habla de las alternativas que tienen ante su inesperada condición de madres. Por un lado, la posibilidad de asumir su maternidad, siempre que lo deseen y sientan que tienen las fuerzas y el amor que se necesita. Por otro lado, la posibilidad de continuar viviendo su adolescencia, sin más responsabilidades que las propias de su edad, entregando a su hijo o hija en adopción, trabajando con ellas la desculpabilización, la despedida y  acompañándolas en el proceso hasta que ambos (la madre adolescente y su hijo o hija) sean trasladados a diferentes centros de menores.

Siempre que ellas deseen y decidan asumir su maternidad, se quedarán albergadas en la Casa de Acogida Mantay, donde  ocuparan el rol de madre, con todas las responsabilidades que conlleva, propiciando espacios propios de la edad adolescente, donde se permita disfrutar.

 

  1. Dignidad, igualdad, respeto y solidaridad son vuestros valores fundamentales y algunos de los de otras organizaciones o asociaciones pero, ¿Pensáis que realmente son valores que son respetados por toda la sociedad o todavía queda mucho por conseguir?

Al menos en el Perú falta mucho por conseguir, ya que los valores van de la mano con la mejora del poder adquisitivo del país y cuando las personas tienen sus necesidades básicas descubiertas, los valores ocupan un lugar secundario en su vida y en la sociedad.

  1. ¿Cuáles son vuestros objetivos?

Nuestra misión es lograr jóvenes madres empoderadas, capaces de desenvolverse y de participar activamente en la comunidad junto a su familia, ejerciendo una maternidad saludable.

Mantay Peru | Focus On Women

Nuestros objetivos son:

  • Fomentar el aprendizaje de habilidades personales y sociales para desenvolverse positivamente (de forma asertiva) en la vida diaria.
  • Promover el desarrollo de capacidades para lograr un vínculo materno filial saludable.
  • Cubrir las necesidades educativas  para alcanzar la autonomía y la participación activa en la sociedad.
  • Garantizar la protección de la madre y de su hijo/a en un entorno seguro y amigable.

 

  1. ¿Cómo se consigue la viabilidad de algo tan complejo?

Actualmente se sostiene con la ayuda de asociaciones de voluntarios del extranjero o de agencias solidarias como Focus On Women, aunque esto no permite tener la suficiente estabilidad presupuestal y dificulta en muchas ocasiones la toma de decisiones y la planificación a largo plazo. La forma en la que percibimos la viabilidad del proyecto es a través de la creación de empresas sociales, que por un lado permitan la formación y generación de puestos de trabajo digno para las madres externadas de la casa y sostenibilidad para el proyecto, o a largo plazo, que el gobierno asuma sus problemas sociales.

 

  1. ¿Qué es lo más importante y lo más urgente para estas mujeres? ¿Alimentación, cariño, educación, hogar…?

Lo más importante y urgente para ellas es estar en un lugar donde se sientan protegidas y donde puedan tener la seguridad de que sus necesidades básicas están cubiertas; solo así pueden permitirse ser acompañadas en sus aprendizajes emocionales y sociales.

 

  1. En Perú se producen tres violaciones cada hora, el 66% de las cuales es a niñas menores de 14 años. ¿Cuales creéis que serían los ingredientes necesarios, contando con organizaciones como MANTAY  para paliar una realidad como ésta?

La receta para disminuir la violencia sexual es muy compleja, ya que mezcla una mejora de la calidad de la educación, lograr que la sociedad (hombres y mujeres) deje de tolerar la violencia, conseguir la igualdad para la mujer en muchos campos (laborales, salud sexual,…), mejorar los vacíos legales que existen respecto a la violencia de género; y todo esto va de la mano con la disminución de la brecha entre las diferentes clases sociales.

 

  1. ¿Cuál es la historia que recordáis con más cariño o ilusión?

Me cuesta mucho elegir la historia que contar porque hay muchas. Sin embargo, una de las que me han hecho saltar las lágrimas, no de tristeza sino de la emoción que se experimenta ante la vivencia de un milagro es: justo hace cinco años nos vino a visitar la segunda madre que entró a Mantay y con la habíamos perdido el contacto. Esta joven llegó a Mantay en el año 2000, cuando tenía 16 años, embarazada de seis meses y en una situación de total desamparo ya que no tenía padres, ni otra familia de referencia. Después de salir de Mantay, al cumplir los 18 años, vivió una vida desordenada propia de la edad y de las vivencias por las que había pasado. Tras dos años comenzó a convivir con una nueva pareja, y de la relación que distaba mucho de la perfección, nació un varoncito que murió de muerte súbita en la cuna y por la que sufrió una gran depresión.

Un domingo en la tarde, justo dos días después de celebrar los 10 años de Mantay, llama a la puerta esta joven con su pareja y su dos niños. Enseguida la he reconocido. Su hijo con 10 años, casi de mi altura, y más alto que su madre, con una niña preciosa de cuatro años, su pareja, el mismo por el que yo no había dado ni un duro, y ella, toda una mujer de 26 años, guapa y con sus manos muy cuidadas. Me contó que tenía trabajo fijo en la limpieza de un colegio donde su pareja es el encargado de mantenimiento. “Ya tenemos casa propia, solo nos faltan tres años para terminar de pagar el préstamo. Mi esposo ha adoptado a mi hijo mayor y tenemos una vida que nunca había soñado”, así lo dijo ella. También dijo: “vengo para saludar, felicitar y para que mi familia conozca el lugar donde me ayudaron y a los que yo siento como mi familia”.

Estas historias son las que hacen que siga creyendo en la magia, en la capacidad de las personas para transformar su realidad.

 

  1. ¿Cuántas mujeres se alojan actualmente en la casa de Mantay?

Actualmente, la Casa de Acogida Mantay tiene una capacidad para albergar a 14 madres con sus hijos o hijas. Desde su fundación en el año 2000 hasta la actualidad, junio del 2015, han pasado 150 madres y sus 153 hijos, porque algunas madres han tenido gemelas o dos hijos.

 

  1. ¿Cómo crees que podemos ayudar los espíritu FOW a esas mujeres?

Llamamos ángeles a todas las personas que aseguran la continuidad del puente que supone la Casa de Acogida Mantay entre el pasado de estas jóvenes madres y el futuro que ellas desean alcanzar. Así que,  los espíritus FOW que sientan la necesidad de crear un mundo donde haya respeto por la mujer, las niñas y los niños pueden comenzar por escribirnos a info@mantay.org o llamarnos al 00 51 84 277614.

También pueden venir a conocer la Casa Mantay y ayudarnos en las tareas cotidianas como cuidar niños, cocinar, limpiar, pintar paredes, refuerzo escolar y muchas cosas más. Estas experiencias siempre nos hacen crecer.

Y otra forma para ayudar, es haciendo una donación a:

  • ASOCIACIÓN MANTAY LA PALMA: LA CAIXA: 2100-1526-89-0200220074
  • ASOCIACIÓN AMICS DE MANTAY: LA CAIXA: 2100-3092-68-2101340665