Un viaje a la escuela de zafiros de Madagascar

En la paradisáica y exótica isla de Madagascar,  a medio camino entre África y Asia, casi dos millones de niños trabajan activamente de manera cotidiana. La mayoría de ellos, desde los 5 años. De ellos, según datos de la OMS, el 23% realiza un trabajo que, a la larga, supone algún tipo de riesgo para su salud.

La Fundación Agua de Coco, asentada en la isla africana desde el año 2005, conocía de primera mano estos datos cuando se impuso la titánica misión de ofrecer una alternativa a los niños de las zonas más desfavorecidas, áreas rurales lejos de cualquier centro educativo cuya única ocupación era la de trabajar en las minas de piedras preciosas, especialmente zafiros, de Antsohamadiro.

La Fundación Agua de Coco pretende rescatar de las minas de zafiros, para escolarizarlos, a los niños de la zona de Antsohamadiro

Aunque el 76% de los niños están escolarizados en el país, solo el 27% supera el quinto grado. La situación de extrema pobreza imperante requiere de todos los miembros de la familia para aportar dinero, máxime cuando además la educación, el transporte y los materiales escolares suponen un lujo que no pueden costearse.

 

Niñas en la escuela

Niñas en la escuela

El proyecto de la Escuela de Zafiros, en pie desde 2008, sueña con llegar a los 400 niños y niñas escolarizados en la zona de Antsohamadiro, al Sur de la isla. Para ello cuenta con una escuela de primaria en la que, además a los niños se les ofrece la comida del mediodía, con un importante suplemento alimentario, la moringa. Para muchos de ellos esto supone la única comida que hacen al día, y para sus familias, un incentivo a la hora de mandarles a la escuela en lugar de a las minas.

Aunque el 76% de los niños en la isla está escolarizado, solo la cuarta parte supera el quinto grado

La escuela cuenta asimismo con un internado con capacidad para 30 niñas de 8 a 14 años, pensado para las pequeñas que viven muy lejos de la escuela. Allí estudian, duermen y se les garantiza tres comidas al día. Son ellas mismas las que realizan las actividades domésticas y las labores de la cocina, con la ayuda de una monitora.

Parte del personal y el alumnado, frente a la escuela

Parte del personal y el alumnado, frente a la escuela

El alumnado también participa en los talleres de sensibilización sobre la higiene y la salud reproductiva, actividades de hermanamiento con las escuelas Námana, salidas pedagógicas y campamentos de verano en los Centros de Educación Medioambiental de Mangily

La Fundación Agua de Coco lleva desarrollando actividades desde el año 2005 en Madagascar con el objetivo de eliminar la explotación infantil, facilitar el acceso a la educación a niños y niñas, y luchar contra las desigualdades sociales que afectan a la mujer. Tras conocer el proyecto de la Escuela de Zafiros en 2011, Focus On Women decidió incorporarlo a sus viajes para dotarlo de visibilidad, y apoyarlo, junto a otros proyectos de género e infancia, con el 7% de sus beneficios anuales.

Puedes apoyar a la Escuela de Zafiros y otros seis proyectos de género e infancia, asistiendo a nuestra #NocheSolidariaFow el próximo 29 de Noviembre a las 19:45 , en Madrid- ADQUIERE TU ENTRADA AQUÍ