///Paseo por Museo Hermitage con ‘El Arca Rusa’ (2002)

Paseo por Museo Hermitage con ‘El Arca Rusa’ (2002)

Inauguramos sección sobre películas y viajes con la producción del año 2002 llamada ‘El Arca Rusa.’ Cuando se estrenó esta película llamó la atención por dos motivos. Fue la primera película en la historia del cine que se rodó en tan sólo los 90 minutos que dura la misma y en una única toma. El director, el ruso Aleksandr Sokúrov, dedicó varios meses a ensayar con los actores y extras -unos 800 aproximadamente- todo lo que vemos en la película. Así mismo, fue una de las primeras películas rodadas en cine digital de alta definición, no celuloide.

El Arca Rusa

El Arca Rusa’ es un recorrido por la historia de Rusia desde los tiempos de Catalina la Grande hasta mediados del siglo XX a través de 33 habitaciones del Museo Hermitage, antiguo Palacio de Invierno.

La película comienza en una fecha indeterminada del siglo XVIII con la llegada, en carroza de caballos, de algunos asistentes a una fiesta al palacio. Nada más entrar nos encontramos con el que será nuestro guía e introductor de la historia y al que acompañará en todo momento un narrador en off que lo seguirá por los distintos ambientes del palacio. Cada estancia en la que ingresa muestra un episodio de la historia de Rusia, no necesariamente en orden cronológico.

El Arca Rusa’ nos muestra, entre otros hechos, la espectacular puesta en escena de obras de teatro y óperas durante la época de Catalina II; los episodios de la vida familiar del zar Nicolás II –los segundos en los que aparece su hija Anastasia y unas amigas vestidas como ninfas correteando por uno de los pasillos son unos de los más bellos de toda la película-; y un ciudadano de Leningrado fabricándose su propio ataúd durante el asedio alemán a la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.

La película culmina con el último gran baile que tuvo lugar en 1913 en el Gran Salón y con los participantes vestidos a la moda de la época con el trasfondo de música rusa dirigida nada más y nada menos que por el maestro Valeri Gergiev. Acto seguido, la multitud abandona el palacio bajando la Gran Escalera. Al final de la película descubrimos que el palacio no es sino una gran arca que conserva la cultura rusa y que está flotando en el mar.

El Arca Rusa’ brinda al espectador la oportunidad de ver, entre otras curiosidades, ‘Las tres gracias’ del escultor Canova; la sala dedicada a Rubens y la dedicada a otros pintores flamencos, además del cuadro de los apóstoles Pedro y Pablo de El Greco. En definitiva, esta película constituye una forma distinta y única de introducirse en este museo.

Tuve la oportunidad de visitar el Hermitage en 1999, año en el que se cumplía el 200 aniversario del nacimiento de Pushkin y toda San Petersburgo estaba volcada en dicha conmemoración.

San Petersburgo es una ciudad que se recorre y descubre pateándola poco a poco. Sorprende los distintos estilos arquitectónicos que se dan, por ejemplo, en las múltiples catedrales e iglesias que alberga la ciudad–las catedrales de San Isaac de Dalmacia y Kazan son increíbles al igual que la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, del mismo estilo que la Catedral de San Basilio en Moscú; el Jardín de Verano, fundado por Pedro el Grande con sus estatuas de mármol y Palacio es perfecto para un paseo después de comer y para concluir recomiendo al atardecer asomarse a la Plaza del Palacio con la columna dedicada al emperador Alejandro I, la cual ofrece una de las mejores vistas del museo del Hermitage y de la fortaleza de Pedro y Pablo.

Begoña Castillo

By | 2018-03-28T10:43:32+00:00 mayo 23rd, 2011|Blog, Viajar sola con FOW a|0 Comments