/, Irán, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/Nasrin Sotoudeh, activista de derechos humanos

Nasrin Sotoudeh, activista de derechos humanos

Hace cuatro años, en septiembre de 2010,  periódicos de todo el mundo informaban sobre la huelga de hambre de una presa iraní llamada Nasrin Sotoudeh.

Son de esas noticias que están en las páginas de los diarios, pero que suelen pasar desapercibidas y a las que pocos prestan algo de atención. Será el tamaño de la noticia, el titular o quizá la distancia que nos separa de esos países, pero historias como las de esta mujer iraní no se cuentan como se tienen que contar: con detenimiento, sensibilidad y un poco de visión femenina.

Fue detenida injustamente en 2010, y se le prohibió recibir visitas o llamadas telefónicas

Fue detenida injustamente en 2010 y se le prohibió recibir visitas o llamadas telefónicas

Nasrin Sotoudeh nace en Irán en 1936. Estudia derecho en Teherán y gracias a su constancia, dedicación y vocación por el derecho consigue obtener la maestría en derecho internacional y aprobar el examen de ingreso al colegio de abogados de Irán. Sin embargo, por ser mujer, la entrega de su permiso para poder ejercer como abogada se retrasó 8 años.

Con ayuda de otra abogada consiguió recibirlo y desde ese día, y por todas las barreras que se encontró por ser mujer, Nasrin sabía que debía dedicar su tiempo a luchar por los derechos humanos iraníes, por los de las mujeres, por los niños y las víctimas de cualquier abuso o discriminación.

Entre sus clientas más famosas está Shirin Ebadí, una mujer iraní, también abogada, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2003.

Sus continuas actuaciones en contra del gobierno, a favor de los derechos humanos y de los derechos de las mujeres, hicieron que Nasrin se convirtiera en un objetivo claro para las fuerzas iraníes.

Por ello, el 4 de septiembre de 2010 la abogada fue detenida y acusada de difundir propaganda y conspirar para atentar contra la seguridad del Estado.

Ante esta injusta detención y sin tener motivos con peso legal, Amnistía Internacional lanzó un llamado urgente para su liberación, al que se unieron decenas de organizaciones y figuras internacionales.

Se le condenó injustamente a 11 años de prisión, y se le retiró el permiso para ser abogada.

Se le condenó injustamente a 11 años de prisión, y se le retiró el permiso para ser abogada.

El 25 de septiembre Nasrin comenzó una huelga de hambre en protesta por la denegación que le hicieron de recibir visitas o llamadas telefónicas de su familia. Continuó con la huelga durante 4 semanas hasta que, por fin, pudo ver a sus dos hijos pequeños.

Finalmente, el 9 de enero de hace tres años, en 2011, las autoridades iraníes condenaron a Nasrin a 11 años de cárcel, a la prohibición de ejercer como abogada  y a la salida del país durante 20 años.

Una condena que más tarde se redujo a menos años, pero que sigue estando dentro de las líneas de la injusticia.

Defender los derechos de las personas, resulta que ahora es ilegal. O los valientes y los osados que luchan por la igualdad dan tanto miedo a los gobiernos que prefieren tenerlos entre rejas.