Mujeres cubanas: la escultora Jilma Madera

/, Cuba, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/Mujeres cubanas: la escultora Jilma Madera

Mujeres cubanas: la escultora Jilma Madera

Puede que su nombre no nos suene demasiado, sin embargo, su obra maestra la hemos visto todos alguna vez. Jilma Madera es la escultora del Cristo de La Habana y por ello se convierte en la escultora de la obra más grande realizada por una mujer. Una de las mujeres cubanas que han hecho historia.

La escultura está situada en el poblado de Casa Blanca, en la colina de La Cabaña. Se emplazó allí un 24 de diciembre, a la entrada de la bahía habanera en 1958. Ésta obra se alza a 51 metros sobre el nivel del mar, vigilando Cuba, bendiciendo a los cubanos y pudiendo ser visto desde diferentes puntos de la ciudad.

Mujeres cubanas - Focus On Women

Su creadora, Jilma Madera, que en lengua zipa significa Flor de los campos, nace en San Cristóbal, en una humilde finca un día de septiembre de 1915. Los padres de la niña, Eufemia Dolores y Severiano Madera no sabrían, hasta pasados unos años, que acababa de nacer en su hogar una de las escultoras más grandes y reconocidas de Cuba.

Jilma Madera - Focus on Woman

Primero estudia Economía y Pedagogía  en la Universidad de La Habana, pero Jilma sabía que ése no era su verdadero camino, así que con 27 años se decanta por la escultura y se matricula en la Academia de Artes Plásticas San Alejandro de Nueva York. Allí conoce y es alumna de los mejores escultores de la época, como Juan José Sicre.

Economía, Pedagogía, Artes Plásticas y cursos complementarios en México y Europa; una formación más que suficiente que hacen de Jilma Madera una artista completa.

Jilma no solo se entregó plenamente al mundo del arte, sino que lo complementó dedicando su tiempo a los demás.

En Cuba, pocos tenían la suerte de recibir una formación universitaria como lo hizo Jilma, por lo que en  1961, con 24 años de experiencia, Jilma se incorpora voluntariamente a la Campaña de  Alfabetización. Siente la necesidad de ayudar a sus compatriotas iletrados y colaborar para terminar con el analfabetismo en Cuba, por lo que comienza a captar alfabetizadores e intelectuales para que colaboren en la campaña.

Su misión acaba de manera inmejorable. Gradúa a los 12 alumnos que estaban a su cargo y es nombrada alfabetizadora destacada.

Jilma murió en febrero del año 2000 pero dejó como legado más de 700 obras y una vida dedicada a las artes, a ella misma y a los demás.

Le recordaremos como ella decía que quería ser recordada como una mujer esforzada que le puso mucho amor a lo que hizo

Cristo de la Habana - Focus On Women

Si quieres ver su obra con tus propios ojos y conocer la historia de otras mujeres cubanas, no dudes en pedir información sobre nuestro viaje a Cuba. Diez días conociendo la isla a través de los ojos de sus mujeres.

By | 2018-03-28T09:46:37+00:00 diciembre 10th, 2014|Blog, Cuba, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a|1 Comment