/, Portugal, Viajar sola con FOW a/Lisboa, 17 de julio del 2012

Lisboa, 17 de julio del 2012

Tengo recuerdos de lugares en los que no he estado…

Si un día abro los ojos y en la mañana brumosa la humedad me ahoga, si percibo que el desasosiego acecha y sin embargo, al acercarme a la ventana, que no es sino una estrecha claraboya, suspirando descubro que estoy en Lisboa, entonces ocurre que me levanto, Saramago me tiende una mano, y me invita a descubrir el alma de Portugal:

(¡Vamos! ¡Date prisa, la ciudad despierta!, me grita -sí, sí, me grita un joven Saramago de treinta y pico de años-).

Ya se oye de fondo el viejo tranvía, trae el olor del mar. No me atrevo del todo, he venido sola, y no para espiar las vidas de esta gente, no sé si está bien. No me lo digas, aún lo recuerdo, tenemos obligación de saber, la curiosidad es una condición humana, no la soledad, y la soledad no es estar solo, la soledad es no ser capaz de hacer compañía a alguien o a algo que está en nosotros. Guardo siempre tus lecciones.

Justo cuando me armaba de valor para decirte que en realidad yo había venido a ver Lisboa, que podría pedir ayuda a otros, tus ojos severos han evitado el desastre. Es cierto, no es el lugar, son sus gentes, y no, no soy de las que se conforman con los monumentos. Además ha sido un placer descubrir que para entonces, la gran pregunta ya estaba planteada: ¿Para esto vivimos? ¿Para hacer hijos y lanzarlos a la batalla? ¿Para construir ciudades y arrasarlas? ¿Para desear la paz y tener la guerra? Tienes razón Saramago, hay que saber la verdad, y siempre me hacen bien tus palabras. Pero cuéntame más de Lisboa, aquello de que es la reina de una república…

(Pues en nombre de la modernización se levantaron muros de hormigón sobre piedras antiguas, se transformaron los perfiles de las colinas, se alteraron los panoramas, se modificaron los ángulos de visión. Pero el espíritu de Lisboa sobrevive, es el espíritu que hace eternas las ciudades. Arrebatado por aquel loco amor y aquel divino entusiasmo que habita en los poetas, Camoens escribió un día, hablando de Lisboa, “…ciudad que fácilmente de las otras es princesa”. Perdonémosle la exageración. Basta que Lisboa sea simplemente lo que debe ser: culta, moderna, limpia, organizada –sin perder su alma. Y si todas estas bondades acaban haciendo de ella una reina, pues que lo sea. En la república que somos serán bienvenidas reinas así.)

Pasa que tengo la sensación de conocerte, leo tus libros de vez en cuando, en épocas no muy ajetreadas, aún me cuesta entenderlos. Confieso que en ocasiones no perseveré demasiado. Y ahora, después de leer este último, que es en realidad de los primeros, ha ocurrido aquello de lo que hablabas, precisamente, las vidas de las personas pueden ser contadas de delante hacia atrás. El destino se alía a tu favor, sí, corregible, pero destino al fin y al cabo.

(Te das cuenta de que me estás convirtiendo en un personaje)

No, bueno sí, tú también lo hiciste con otros que admirabas, no hay nada malo en ello. Al fin y al cabo somos cuentos de cuentos contando cuentos, nada.

(Pues eso es cierto, sigue por favor)

Decía que se me ocurre pedirte, con la confianza de conocerte más ahora, que si lo que llamamos hoy realidad fue imaginación ayer, podrías inventar una historia donde el mundo aprenda a respetarse, a repartirse lo poco y lo mucho. Donde vaya por delante la bondad, porque por sí sola ya dispensa la justicia y la caridad, porque la justicia justa ya contiene en sí caridad suficiente. La caridad es lo que resta cuando no hay bondad ni justicia. Yo y otros esperaríamos ansiosos que se hiciera realidad.

(Yo ya no puedo, te recuerdo que estoy muerto)

A menudo se me olvida, me gusta pensar que eso no es definitivo, ya sabes, albergado en este cementerio hasta el fin de los tiempos, cuando Dios ordene que los poetas despierten de su muerte provisional.

(Y además, querida lectora, esa historia la inventé hace tiempo…)

http://www.alfaguara.com/es/libro/claraboya/

Karmele Aguayo

By | 2018-03-28T10:26:05+00:00 julio 18th, 2012|Blog, Portugal, Viajar sola con FOW a|1 Comment