/, Blog, Japón, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/Kabuki, el teatro inventado por una mujer y vedado a las actrices

Kabuki, el teatro inventado por una mujer y vedado a las actrices

El teatro kabuki, una de las grandes atracciones en Japón para locales y foráneos, no permite actrices sobre los escenarios. Sin embargo sí existen papeles femeninos; en la mayoría de los casos, interpretados por jovencitos ambiguos que levantan pasiones entre un público de ambos sexos, pero ¿cuándo y de qué manera nació este género, a medias entre la transgresión y el vodevil?

Corría un siglo XVII recién estrenado y Japón vivía bajo el régimen semifeudal del shogunato Tokugawa. Era un momento de bonanza. La pacificación del país y su prosperidad habían provocado el nacimiento de una próspera clase media interesada por las Artes y la Cultura, ávida de diversión fácil. Quizá la primera persona que supiera prever el potencial de aquel público fuese Izumo no Okuni, la bailarina y sacerdotisa del Santurario de Izumo en Kyoto.

Se cree que este peculiar género nació con el objetivo primigenio de recaudar fondos para el Santuario. No se sabe con certeza. De lo que la historia guarda constancia es de la primera representación de lo que acabaría convirtiéndose en el teatro kabuki. Fue en Kyoto, en 1603. Okuni, a la cabeza de un grupo de actrices llevó a los escenarios un original repertorio de mascaradas, bailes e ingeniosos diálogos, que entusiasmó al gran público. Hasta tal punto que apenas cuatro años después, su compañía no había parado de hacer giras por todo el país, habían surgido multitud de imitadores y Okuni había actuado ya delante del mismísimo Shogun.

Caracterizado por su aspecto extravagante, el kabuki, debe su nacimiento a una mujer, Onuki.

Caracterizado por su aspecto extravagante, el kabuki, debe su nacimiento a una mujer, Okuni.

El teatro kabuki ha ido evolucionando. Su estética extravagante ha ido haciéndose cada cada vez más exagerada, pero la esencia transgresora que le granjeó las simpatías del público le ha acompañado desde el primer momento. Okuni se vestía de hombre, las actrices se mezclaban con el público en lo que intuimos momentos de cierta procacidad, y en los espectáculos se forzaban las poses exageradas y la sátira a los occidentales, especialmente a los misioneros. El estilo “gamberro” del kabuki se convirtió en tendencia, dando lugar, incluso, al nacimiento de un auténtico fenómeno fan. Al final de las actuaciones, un público entusiasmado se arremolinaba en busca de sus actrices favoritas, no sabemos si en espera de sus favores, o a pesar de sus negativas. Se cuenta que las actrices de la troupe de Okuni culminaban sus espectáculos con la práctica de la prostitución, y que el teatro previo, no era sino una manera original y divertida de mostrarse al público. Sin embargo, la prostitución estaba ampliamente permitida. Parece que era el espectáculo previo el que enardecía a los asistentes que no dudaban en tirar de espada si la ocasión lo requería. No tenemos constancia real. Quizá la pretendida prostitución tan solo fuera la excusa que encontraron las autoridades, para, desde su perspectiva, evitar enfrentamientos y males mayores. No podían prohibir el kabuki, que ya había arraigado entre el pueblo, así que prohibieron actuar a las mujeres. Era el año 1629.

Los onnagata, actores de aspecto ambiguo, siguen interpretando papeles femeninos en el teatro kabuki.

Los onnagata, como Saotome Taichi, son actores de aspecto ambiguo que interpretan roles femeninos.

El resultado fue casi peor. Los papeles femeninos pasaron a ser interpretados por jovencitos medianamente atractivos que pudieran pasar en el escenario por maquilladas gheisas, y así nacieron los onnagata, una suerte de transformistas del Medievo que desataron las más bajas pasiones de espectadores y… espectadoras. La Administración, que vio que el tema se complicaba se dedicó a prohibir todo menos el teatro en sí. Prohibió los personajes femeninos. Prohibió la participación de los actores jóvenes. Y con tanta prohibición, el espectáculo pasó a ser un cántico al amor homosexual entre maduritos, algo que no estaba prohibido, pero, de cara al gobierno, distaba mucho de transmitir los valores morales con los que soñaban educar a las clases populares. Las compañías, en su juego de transgresión, llegaban incluso a “colar” en algunas escenas, jovencitas disfrazadas de hombre, quizá para darle a todo un toque doblemente ambigüo. En ese perpetuo carnaval, la Administración se vio obligada a dar marcha atrás: las mujeres quedaron definitivamente fuera de los escenarios, pero se cedió ante los papeles femeninos y se readmitió a los “efebos” – en ocasiones, niños – en las compañías teatrales. Los onnagata continúan en sus papeles de princesas, doncellas y jóvenes esposas hasta día de hoy. Y quizá su estética ambigua constituya la inspiración del manga, donde los protagonistas masculinos, suelen ser jóvenes de aspecto aniñado y rasgos femeninos que gustan – por igual – a ambos sexos.

Si quieres presenciar un espectáculo kabuki, y conocer a Haneko, una auténtica especialista en este género, vente a Japón con nosotras. ¡Salimos ya!