/, Irán, Viajar sola con FOW a/En el Día Internacional de la Tolerancia hablemos de Irán

En el Día Internacional de la Tolerancia hablemos de Irán

En el mundo que vivimos hoy es complicado saber qué quiere decir la Tolerancia. En un mundo que se rige por los prejuicios y por los convencionalismos. Un mundo donde los medios de comunicación ejercen tal influencia que impiden tener tus propios pensamientos. Si a la tarea de escribir sobre la Tolerancia, unimos el hablar de Irán, la tarea se complica aún más. Pero que no sea por no intentarlo. Así que allá vamos.

Bien, empecemos por el principio. Tolerante, como bien dice la RAE es respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”. Esto ya da material sobre el que cuestionarse y, honestamente, pensar sobre ello: ¿lo soy verdaderamente?

En este debate interior me encontraba al mismo tiempo que pensando en cómo iba a encauzar este post. ¿Tolerancia y ese supuesto país maligno? Y de repente, por esas coincidencias de la vida, decidí ver Homeland, la Tercera Temporada. Había seis episodios disponibles, Empecé por el primero y… acabé por el último a las 6 de la mañana –sí, esta serie engancha-. Me fui a dormir y por la noche las historias de la ficción se repetían en mi cabeza.

Para las que no la conozcáis os la resumo (no os preocupéis que no es un spoiler). Se trata de un soldado norteamericano que lucha en la guerra de Irak. Desaparece durante siete años y, al final, es encontrado por las tropas americanas. Es devuelto a su país y, poco a poco, se descubre que se ha convertido al Islam y que organiza un atentado al Gobierno de Estados Unidos.  Hasta ahí, todo bien.

Pero es que en la Tercera Temporada, se destapa que el culpable de la última bomba en la CIA ha sido… ¿quién os imáginais? Claro, I-R-Á-N. No podía ser otro país. Así, se continúa alimentando la  creencia popular que nos han metido en la cabeza de que Irán es el mal. Pero no se quedan ahí, sino que, además el iraní que ha organizado todo el atentado ha blanqueado una gran cantidad de dinero… ¿Y a través de qué país? Pues Venezuela claro. Ya está todo trazado, el Eje del Mal: Irán y Venezuela.

Y eso es solo una de las series de más éxito, pero la cantidad de estímulos de este tipo que debemos de captar a lo largo de la vida tiene que ser inmensa. Y si caes en el error de no cuestionarte, te vuelves intolerante con esta cultura. Así de fácil. Irán=malo. Y punto.

Pero a ver, ¿qué más sabemos de este país? Por regla general, todos lo conocemos poco. No sabemos exactamente en qué lugar de Oriente medio está, da igual si está colindando con el Mar Caspio, con Turquía, o si es Egipto su vecino. Solo sabemos que tiene armas nucleares. Y que más da que el nuevo Presidente de la Republica Islámica, Rohani, proclame su deseo de no hacer la guerra y de acercar posiciones a Occidente, no importa, el miedo sigue sobrecogiéndonos cuando se nombra I-R-A-N. Son muchos años educándonos en ese sentido.

Y está claro que Irán es muy distinto a un país occidental porque es una República Islámica, decir la ley sharia es llevada en la mayoría de los casos hasta el límite; la mujer está muy oprimida (aunque cuando estás allí, te das cuenta de que ellas, lejos de estar amilanadas, tienen un gran carácter) y , toda la sociedad, en general, está sometida a una autoridad controladora. Pero no por eso, deja de ser una cultura rica, milenaria –claro, es la Antigua Persia- y  una de las sociedades más acogedoras que conozco. Os lo digo yo, que recientemente estuve allí. Os lo digo yo que ví como decenas de mujeres sonreían a mi alrededor deseando entablar conversaciones, orgullosas de que hubiera personas que vinieran a ver su país. Cierto es que viajar a Irán y conocer a sus mujeres fue más fácil al viajar con Focus On Women (http://www.focusonwomen.es/iran.php), pero no obstante lo primero es tomar la iniciativa y querer ir.

Pero, dejando a un lado a FOW, ¿por qué llegué a conocer esta sociedad que tanto tiene que mostrar? Porque puse a un lado todos los prejuicios, cerré los ojos a los telediarios, me tapé los oídos cuando todos a mi alrededor me decían que estaba loca por ir a ese país y decidí comprobarlo por mí misma, decidí viajar a Irán.

No creerse de buenas a primeras lo que forma parte de la conciencia colectiva en nuestro mundo y ponerlo en entredicho hace posible conocer al Otro. Yo te conozco, veo que somos diferentes, pero aprecio esa diferencia. La tolerancia nos acerca; la Tolerancia es la armonía de la diferencia como dice la UNESCO en su Declaración sobre la Tolerancia. Y no nos equivoquemos, la tolerancia no se trata de concesión ni de condescendencia, ni por supuesto, tampoco de indulgencia. 

Con esto no digo que apoye el régimen de Irán -¡en absoluto!-. Pero tal vez, si nuestra tolerancia nos acerca a ellos, y su tolerancia les acerca a nosotros, se generen conocimientos y así, como dice la UNESCO en su Declaración , podremos sustituir la cultura de la guerra por la de paz.

Ahora puedo decir: yo sí soy tolerante. ¿Y tú? Déjanos tus comentarios, nos encantará leerlos. #soytolerante

 

 

By | 2018-03-28T15:11:37+00:00 noviembre 12th, 2013|Blog, Irán, Viajar sola con FOW a|6 Comments