El viaje de mi vida

El viaje de mi vida

el desierto de Oman como viaje de mi vida

el desierto de Oman como viaje de mi vida

Al mirar mi estantería veo mis cuadernos viajeros. Entre sus páginas hay fragmentos de mi vida que reflejan mi crecimiento personal, momentos que han cambiado mi perspectiva vital. Como aquella tarde lluviosa en la que, sentada en un café en Bruselas, me di cuenta de que la vida que llevaba no era la que quería llevar.

¿Quién no se ha sentido vacía, aturdida, arrastrada por las circunstancias alguna vez? Yo lo estaba, ya no vivía mi vida, mi vida me vivía a mí.

¿Cómo no me había dado cuenta antes? Estaba tan perdida como el turista que tiene enfrente un mapa entre las manos. Ojala tuviera yo un mapa. Él, tarde o temprano, encontraría el camino. ¿Y yo? ¿Dónde se compran los mapas de la vida? Quería y necesitaba algo mejor, algo que, en definitiva, me hiciese sentir que las riendas de mi vida estaban en mis manos y no en otras. Quería crecer como persona.

Puedo decir que mi paso por Bruselas fue el comienzo de otro viaje, uno que pasaría a ser el más importante de mi vida. Mi objetivo no era empaparme de una nueva cultura, perfeccionar un idioma o disfrutar de una nueva ciudad, quería descubrirme a mí misma.

Tras esa decisión comencé a viajar mucho, sola y acompañada; a disfrutar de cada conversación que mantenía. Me reía mucho, muchísimo -la risa siempre es una buena señal de que estás en el camino correcto-. También empecé a leer y explorar sobre crecimiento personal, inteligencia emocional, viajes (internos y externos) y coaching. Todo lo que cayera en mis manos que me ayudase a hacer el viaje de mi vida.

Como el mapa de aquel turista, el coaching se convirtió en el mío, en el lugar donde encontrar las claves para alcanzar mis objetivos. Participé tanto en formaciones sobre coaching como en sesiones personales en las que pude aterrizar mis sueños y convertirlos en objetivos y proyectos. Este proceso fue tan enriquecedor  que decidí certificarme como coach.

Y así, paso a paso, disfrutando del viaje, fui sintiéndome cada día más completa. Hoy, años después y con muchos kilómetros recorridos, llevo la vida que quiero llevar, esa que en algún momento me estaba viviendo a mi. Las cosas se empezaban a ordenar…

No quiero decir que mi vida sea de color de rosa pero ahora tengo una caja de pinturas con muchos más colores. Y lo mejor de todo, la coloreo yo. Estoy donde quiero estar, compartiendo contigo mis dos pasiones, el coaching y viajar.

El momento, el destino y la compañía los eliges tú. Yo, como coach, te propongo que iniciemos un proceso en el que encontrarás las claves para exprimir tu viaje y hacer de él un momento de autodescubrimiento.

¿Comenzamos?

Isabel

By | 2018-03-28T09:47:34+00:00 noviembre 14th, 2014|Actividades FOW, Blog, Mujeres viajeras FOW|0 Comments