/, Blog, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/Dolores Elkin, la primera arqueóloga marina del Cono Sur

Dolores Elkin, la primera arqueóloga marina del Cono Sur

Fascinada por las condiciones climáticas y orográficas de la Patagonia, Dolores Elkin decidió  especializarse en los asentamientos primitivos en este rincón del mundo, aparentemente hostil.

 La evidencia de las dificultades de la navegación en el “mar más tempestuoso del mundo” la han llevado a cambiar la tierra por el mar en busca de naufragios, y a convertirse así en la primera arqueóloga marina del Cono Sur

Dolores Elkin, bonaerense, entendió desde muy pronto que había nacido en un rincón sorprendente del mundo. En la Patagonia, en el Sur del Sur las condiciones climáticas supusieron desde tiempos ancestrales un difícil reto para el asentamiento humano. Quizá por ello esta argentina decidió arrancar los secretos de aquellas primeras poblaciones en un entorno hostil. Tras cursar la licenciatura en antropología con especialidad en arqueología en la Universidad de Buenos Aires, Dolores Elkin, optó realizar su tesis doctoral sobre los indicadores de presencia humana de subsistencia en un lugar tan remoto como fascinante. Pero en algún momento de su trabajo, la antropóloga dejó de centrar su mirada en la tierra que excavaba cada día para empezar a fijarla en el mar.

Dicen que las aguas del Estrecho de Magallanes, el borde del continente americano en su cono Sur, el mítico Cabo de Hornos supone aún a día de hoy uno de los mayores retos náuticos del mundo. Cabe pensar entonces que este mundo hecho de hielos, vientos huracanados e inviernos larguísimos fue un auténtico infierno para los barcos y marinos que se aventuraban a navegarlo. Y fueron muchos, porque, desde que Cristóbal Colon situara en el mapa del mundo ese gran continente, jamás antes cartografiado, hasta el año 1914 en que la construcción de l Canal de Panamá propuso alternativas, todo el tráfico marítimo que quería alcanzar el océano Pacífico desde el oeste estaba obligado a cruzar el Cabo de hornos.

Dolores Elkin comenzó a preguntarse por los barcos naufragados,  los tesoros que albergaban y las vidas que se hundieron con ellos al oír hablar de la corbeta inglesa “Swift”, un navío británico hundido en el año 1770. La investigadora argentina fue entonces consciente en ese preciso momento de la cantidad de barcos que históricamente tuvieron que naufragar en circunstancias similares. “El mar es el museo más rico del mundo”, advirtió al diario argentino La Nación. Y no deja de ser cierto, pues estos desconocidos —y peligrosos— fondos constituyen una auténtica mina de oro para arqueólogos y buscadores de tesoros.

Pese al ingente patrimonio histórico que yace en el fondo marino de las costas de Argentina, nadie —académicamente hablando— había emprendido aún la tarea de recupéralo. Hasta que llego Dolores. Desde que se encontró con la historia del Swift, La bonaerense tuvo muy claro hacia donde quería redireccionar sus investigaciones. En la actualidad lidera un equipo de expertos con la misión de recuperar los restos y reconstruir la historia de la fragata española “Purísima Concepción”, que naufragó en aguas de la península de Mitre, en el sureste de la isla Grande de Tierra del Fuego, en 1765.

La que ya es la primera arqueóloga marina del Cono Sur es también miembro del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y en este mes de abril de 2018, participa, esponsorizada por National Geographic, en el evento Mentes Brillantes, que tendrá lugar en Madrid.

 

Escrito por: Emma Lira