La misteriosa vida de una geisha en Japón

/, Japón, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/La misteriosa vida de una geisha en Japón

La misteriosa vida de una geisha en Japón

Muchos mitos y misterios parecen envolver a esta figura icónica de Japón que, después de más de 400 años, siguen causando fascinación. Caras cubiertas de blanco, peculiares peinados y preciosos kimonos son algunas de las imágenes que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en una geisha.

Vida de una geisha | Focus On Women

©Michael Chandler

La palabra “geisha” proviene de los fonemas chinos “gei”, que significa “arte”, y “sha”, que quiere decir persona. Las geishas son mujeres con un gran dominio del  arte, la música, el baile y la literatura. Tradicionalmente, su formación iniciaba desde una edad muy temprana, en la que aprendían a cuidar el hogar y a servir como criadas. Algunas eran vendidas a las casas de geishas durante su niñez para que pudieran entrenarse en las artes tradicionales desde el principio. Todas ellas contaban con una mentora que les ayudaba a desarrollar sus talentos en distintos campos.

La función de las geishas consiste en asistir a fiestas y encuentros, tradicionalmente en casas de té o restaurantes japoneses. Su actuación se basa en entretener a los invitados, ya sea manteniendo conversaciones interesantes, recitando poesía o tocando un instrumento.

 

Viajar a Japon | Focus On Women

©Michael Chandler

Existen muchos falsos mitos relacionados con las geishas, y el más extendido es el de la prostitución. Aunque para algunos resulte sorprendente, el sexo nunca está presente en sus actividades y tampoco ofrecen su virginidad a cambio de dinero. De hecho, desde 1779 se reconoce a las geishas como artistas y son supervisadas a través de un sistema llamado “kenban”, para evitar que caigan en la prostitución.

Los elementos fundamentales de una geisha son el vestuario y el maquillaje, ya que indican en qué punto de su carrera se encuentran y varían dependiendo de la estación del año o del evento al que se atiende. Normalmente, viven en comunidad, entregando la mayor parte de su humilde sueldo a la “geisha madre”, encargada de su formación. No obstante, también existen geishas independientes que viven gracias a sus clientes, con los que pueden llegar a casarse. A pesar de que con el tiempo, el número de geishas ha descendido notablemente, aún quedan geishas que perpetúan esta centenaria tradición.

Viajar sola a Japón | Focus On Women

©Michael Chandler

Si estás interesada en este país de contraste entre modernidad y tradición, aún puedes apuntarte al viaje que organiza FOW a Japón en el próximo mes de abril. Esta experiencia te permitirá conocer a mujeres valientes que te mostrarán su país como nunca te habías imaginado. Pide más información aquí.