Mujeres a la cabeza de la ciencia: Maria Amparo Pascual (Cuba)

/, Cuba, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/Mujeres a la cabeza de la ciencia: Maria Amparo Pascual (Cuba)

Mujeres a la cabeza de la ciencia: Maria Amparo Pascual (Cuba)

Cuando hablamos de Cuba y de las mujeres cubanas se nos vienen muchas cosas a la mente, pero probablemente pocas de ellas estén relacionadas con el hecho de que el Centro Coordinador de Ensayos Clínicos de Cuba (CENCEC) constituya un ejemplo para Centroamérica, y que, al frente del mismo, se encuentre una mujer. María Amparo Pascual, bioestadista, lleva más de 20 años a la cabeza de los ensayos clínicos en Cuba. El CENCEC, centro que fundó y que dirige desde 1991, es el organismo oficial acreditado para realizar las pruebas clínicas necesarias para registrar y comercializar productos farmaceúticos o biotecnológicos, tanto en Cuba, como en otros países de su entorno. maria-amparo-pascual Pascual estudió Medicina y, aunque acariciaba la idea de dedicarse a la Cirugía, terminó convirtiéndose en la primera bioestadista de su país. Ese campo le apasionó. No se arrepiente de su decisión en ningún momento pues, afirma, le llevó a “explorar un mundo maravilloso en la Ciencia”. “Llevo toda la vida dedicada a la metodología de la investigación” – afirma –  “a elevar el rigor científico de las investigaciones, a la organización de la Ciencia de la Salud en Cuba, y a los ensayos clínicos; primeramente en el terreno de la oncología, y, después, en el resto de las especialidades”.

El CENCEC, centro que María Amparo Pascual fundó y dirige desde 1991, se ha convertido en un referente en cuanto a ensayos clínicos en la región americana

En el año 2011, la Organización Mundial de la Salud acreditó la base de datos cubana de ensayos clínicos creada por el CENCEC, y destacó que no solo se encontraba a la altura de las exigencias internacionales, sino que constituía un verdadero ejemplo para la región americana. María Amparo Pascual destaca de sí misma su tesón, su constancia y su capacidad de esfuerzo, pero también su habilidad a la hora de crear equipos de trabajo. Es inconformista y ambiciosa y siempre considera que aún le queda mucho camino por recorrer. Como mujer considera que no siempre se encuentra la misma comprensión que se le concede a un colega hombre, y que el propio hecho de serlo supone un reto cotidiano, pero eso sí, un reto que le obliga a no bajar la guardia, a crecer y a mejorar día a día. Toda una lección de actitud.   Fuente: BBC