Jordania: un soplo de Occidente en Oriente

/, Viajar sola con FOW a/Jordania: un soplo de Occidente en Oriente

Jordania: un soplo de Occidente en Oriente

En una época tan movida para los países árabes como la que se está viviendo en este año 2011, resulta sorprendente descubrir un país inmune a las crisis de sus países vecinos como Egipto, Israel o Siria. Jordania ha sido siempre una especie de Suiza neutral en una zona llena de minas que parece haber aceptado un estilo de vida occidental a cambio de tranquilidad.

Tanto es así que su capital Amman, se parece a muchas ciudades españolas con edificios modernos (acabados de construir y de pintar-no como en otros países árabes), calles limpias, coches relativamente nuevos, tiendas occidentales e incluso olor occidental. De hecho, una de las cosas que más me han sorprendido, es que incluso estando en la Medina, no se huela el olor a especias típico de cualquier medina de un país árabe.

Jordania es un país laico que adora a su rey (quien tiene hasta una oficina para que la gente vaya a contarle sus problemas y pedirle ayuda), bastante caro en comparación con sus vecinos pero con gente muy civilizada aunque un poco particular.

Aunque la ciudad respira modernidad no es menos cierto que en lo que respecta el código civil y el código de familia todavía están un poco retrasados (las mujeres reciben solo la mitad que sus hermanos en concepto de herencia).

Según dicen sus habitantes (de los que el 45% son refugiados palestinos) es la olla de cultivo de grandes especialistas en medicina, profesores y profesionales cualificados demandados por los países del Golfo y Arabia Saudí todos los años. Tanto es así que solo Amman tiene 26 universidades públicas y privadas para una población de 2, 5 de habitantes ¡¡¡nada más y nada menos!!!!

Aunque Amman, su capital, no tiene gran cosa que ver (incluso el zoco parece la zona cutre del Rastro de Madrid), existen otras ciudades verdaderamente importantes como son Jerash, la maravillosa Petra o la ruta de los castillos en donde se pueden ver restos greco-romanos de calidad y kashbahs en medio del desierto.

Para las amantes de los spa nada mejor que probar a bañarte en el famoso Mar Muerto, un mar que se está extinguiendo a 400 metros por debajo del nivel del mar y en donde no se puede nadar porque se flota tanto que te sientes una albóndiga en remojo. Sin embargo, no hay nada más divertido que poder pringarte todo el cuerpo con barro de la zona que tiene propiedades muy curativas y deja la piel divina…..

Como se trata de un país pequeño es fácil desplazarse y llegar de Amman a Petra, la joyita del país. Y no es para menos ya que esta ciudad nabatea construida en el siglo I D.J.C y que sucumbió con un terremoto en el siglo VII, a la que se llega por una falla excavada entre las montañas, deja perplejo a cualquiera que la visite. Y ya podéis ir preparando el bolsillo porque la entrada al recinto arqueológico cuesta ¡¡¡¡nada más y nada menos que 55 €!!!!

Ahora bien, merece la pena pagarlos para pasearte por más de 10 km de casas que ha conservado la historia en muy buen estado, repletas de elementos de civilizaciones como la asiria o la babilónica. Si quieres empaparte de más Petra, tienes también la posibilidad de verlo by night siguiendo un camino de velas que llevan al famoso palacio que sale en todas las fotos, y que fue el antecesor de las iglesias barrocas.

Jordania, es un país muy fértil gracias al rio Jordan que lo separa de Israel pero también muy árido, y que mejor sitio para comprobarlo que el Wadi Rum, aquel desierto en el que vivió Lawrence de Arabia mientras que reagrupaba a las tribus en nombre de Inglaterra. Este es uno de los desiertos más bonitos que he visto hasta la fecha asi que no hay que perdérselo y ver la puesta de sol desde el champiñón. Para las que quieran ir empapándose de estos paisajes nada mejor que ver la película de Lawrence de Arabia rodada en los años 60 en este mismo desierto que anteriormente era un mar, de ahí el nombre de Wadi “oued” en árabe.

Para acabar un viaje lleno de sorpresas históricas, algunas querrán ir al Golfo de Aqqaba en el Mar Rojo, sitio de playa para los ricachones pero yo también recomiendo cruzar el estrecho hacia Egipto en un mini ferry rápido y descansar en el Sinai, tierra sagrada relacionada con Moisés en todas las religiones.

Para las amantes de los lugares pijos tenéis Sharm El Sheik, y para que las busquen menos lujo y descanso, nada mejor que Dahab. Se trata de un lugar maravilloso para hacer submarinismo y de paso ir de excursión al monasterio de Santa Catalina y a la montaña del Sinaí donde dicen que Dios le dio las tablas de la ley a Moisés.

Mientras que el Monasterio parece un almacén de lámparas y la visita no reviste gran interés, la ascensión de 3 horas a la cima ya sea andando o en camello sí que merece la pena. Eso sí haced un poco de deporte antes porque después de la subida quedan 750 escalones para llegar a la cima y te dolerá hasta el último musculo al día siguiente!!! Recomendación para las menos deportistas: subir en camello y bajar andando.

De cualquier manera las vistas desde esta cima de las montañas que llevan hasta Israel son impresionantes. Como lo es un país como Jordania, abierto, moderno y respetuoso con las tradiciones. ¡¡¡La tierra de los fascinantes beduinos en dónde se percibe un gran soplo de aires occidentales!!!

Alice Fauveau

By | 2018-03-28T10:35:46+00:00 noviembre 1st, 2011|Blog, Viajar sola con FOW a|1 comentario