El Hamman, un lugar de encuentro

/, Marruecos, Viajar sola con FOW a/El Hamman, un lugar de encuentro

El Hamman, un lugar de encuentro

Aunque suene extraño, un bar en La Latina y un Hamman en Marruecos, no distan tanto como parece.

Un hamman es un baño árabe heredero de los baños romanos, donde la gente acude a bañarse y a relajarse en las diferentes salas que se encuentran en él.

Hamman | Focus On Women

La primera sala es la sala tibia, donde el bañista puede ir acostumbrándose a la temperatura cálida y donde puede comenzar a respirar profundamente. La segunda sala es la sala caliente, allí, la temperatura es mucho más alta que en la anterior y es donde se abren los poros del cuerpo para su completa limpieza. Además es aquí donde se suelen recibir los masajes o los tratamientos que se soliciten. Y por último, la llamada sala fría, donde los bañistas derraman agua helada por su cuerpo para que los poros, ya limpios, se cierren y quede la piel suave y tersa.

Hammam | Focus On Women

Éste es el recorrido completo en un Hamman. Templado, caliente y frío. Sin embargo, vamos a hacer un parón en la segunda sala. Es allí, donde se encuentran las personas encargadas de masajear, exfoliar, frotar o incluso peinar a aquel que lo pida. Esas personas son los kiyassas, en caso de que el bañista sea un hombre, o una tayabaste en caso de que el cliente sea  una mujer.

Los tratamientos más comunes son los masajes relajantes con aceites y los tratamientos para el cabello. Uno de ellos consiste en aplicarse Ghasol en el pelo, una arcilla jabonosa, con agua de rosas y azahar. Además, para teñirlo, utilizan la tradicional henna marroquí, que sirve para hidratarlo y sanearlo.

Hammam Marrakech | Focus On Women

Una de las cosas más curiosas a tener en cuenta cuando hablamos de los baños árabes es su relación con lo sagrado. Para ellos, limpiar el cuerpo es un acto de fe y el agua, un elemento divino, purificador de cuerpo y alma, un don de la sabiduría y la bebida que apaga la sed del alma.

Por ello, suele haber un hamman en cada barrio y suelen estar siempre bastante concurridos.

He aquí uno de los factores que acercan el bar de La Latina al hamman de marruecos.

Ambos son lugares concurridos que suelen estar en cada barrio. Ambos son un lugar de reunión, un punto de encuentro donde hablar y debatir sobre la actualidad y ambos son lugares en los que la gente se relaciona sin importar clase social, nacionalidad u oficio.

Eso sí, mientras que en la latina hay hombres y mujeres juntos, en los baños árabes no. Suelen tener turnos; las mañanas para las mujeres y las tardes para los hombres.

Hammam en Marrakech | Focus On Women

Los azulejos de estampado árabe se transforman en azulejos con toros y chulapos estampados. La barra central, se cambia por una fuente de donde emerge el agua a diferentes temperaturas. Los techos abovedados de colores rojizos o blancos, por techos con banderillas y adornos. Y las lámparas de aceite, por alójenos y bombillas.

Pequeñas diferencias que sumándolas no vencen a la gran similitud de ser un lugar de encuentro, de tertulia y socialización.

Unos baños diferentes, llenos de rituales y costumbres que gracias a sus peculiaridades y al papel que desempeñan en la sociedad marroquí, se han convertido en una cita obligada y en uno de los puntos más interesantes a visitar en un viaje a Marruecos.

Si quieres bañarte en un hamman y conocer de cerca la cultura marroquí, no dudes en pedir información sobre el viaje a Marrakech con Focus On Women. Además, nos acompañará durante esta experiencia inolvidable, una Cicerone de lujo, Emma Lira, autora de “Búscame donde nacen los dragos”. No te pierdas una experiencia así y a atraévete a viajar sola a Marruecos con FOW.

By | 2018-03-28T09:41:46+00:00 abril 13th, 2015|Blog, Marruecos, Viajar sola con FOW a|Sin comentarios