Descubriendo Marrakech a través de mujeres

/, Marruecos, Viajar sola con FOW a/Descubriendo Marrakech a través de mujeres

Descubriendo Marrakech a través de mujeres

Cuando nos juntamos un grupo de mujeres, puede pasar de todo y si lo hacemos yendo de viaje a un lugar tan exótico como Marrakech, más todavía.Y es que como decía un proverbio chino “el mundo está lleno de posibilidades” y campos de interés sin explorar.

Esto es justamente lo que hicimos durante cuatro días a través de la mano de la agencia de viajes para mujeres “FOCUS ON WOMEN”.

Cuando una se plantea un viaje a esa ciudad, prefiere hacerlo acompañada por el hecho de ser mujer en un mundo de hombres. Y, aunque el Islam sigue sin valorar a la mujer suficientemente, resulta interesante que te lo muestren mujeres de allí para tener un testimonio de primera mano, entender mejor su cultura y su religión, y sorprenderte con los hechos.

La primera en enseñárnoslo fue Yamila (bella en árabe), dueña del riad en el que nos alojamos y marroquí de raíces bereberes que ha plasmado en su antiguo palacete árabe el exquisito gusto de la cultura que tanta admiración crea en La Alhambra de Granada. En su casa, pudimos disfrutar de lo que es la hospitalidad árabe, rodeadas de comodidades y un personal encantador.

La ciudad de Marrakech nos la enseñó Mariem, otra marroquí ya madre de varios niños desde joven, vestida con su yilaba pero siempre sonriente y con una mente bastante moderna. Ella no sólo nos enseñó los bellos monumentos que tiene la ciudad, sino que nos explicó los cambios que está viviendo la mujer marroquí desde que Mohamed VI subió al trono y cómo la mujer está cada vez más presente en el sector empresarial.

La visión del campo nos la dio la encantadora Malika (reina en árabe), una mujer que gestiona una cooperativa de mujeres del campo separadas y divorciadas. Nadie mejor que ella para explicarnos como la mujer del campo todavía sigue en una situación bastante precaria sacando a su familia adelante y apoyándose en la cooperativa de la que pueden incluso obtener microcréditos para ayudarse las unas a las otras.

Por último y para conocer la gastronomía árabe, tuvimos la suerte de pasar casi un día con Fátima en su maravillosa casa en dónde cultiva especias y verduras. Allí tuvimos la suerte de aprender a hacer un couscous, algo que se nos antojaba harto difícil y que después de unas buenas explicaciones y un poco de práctica nos salió delicioso. Ahora podemos quedar fenomenal cuando vienen invitados a cenar a casa demostrando nuestras dotes culinarias de cocina internacional.

¡¡¡Ir a Marrakech y no tener una tarde de compras sin hombres sería un pecado!!!. Una ciudad con un zoco con tantas posibilidades, te da para el tiempo que quieras y si vas acompañada de un grupo de mujeres, más todavía ya que nos gusta consultarnos las unas a las otras hasta llegar a la elección adecuada. Por eso, todas agradecimos la compañía femenina que no se está quejando cada cinco minutos por estar de compras y tiene una energía inagotable para estas cosas.

Un viaje con tantas experiencias y emociones no puede acabar sin tener un momento personal de relax y de tradición árabe. El hammam ha sido desde siempre un lugar de encuentro y de celebraciones para las mujeres. Antes de la boda todas las invitadas se reúnen en este baño árabe para acicalarse, darse un buen masaje y salir renovadas.

Y así es que como salimos las chicas del grupo FOCUS ON WOMEN, relajadas, amigas para toda la vida, y enriquecidas moralmente por haber tenido la suerte de compartir tantas experiencias con mujeres del país que supieron darnos una visión objetiva de su cultura y educación.

By | 2018-03-28T10:55:24+00:00 marzo 18th, 2010|Blog, Marruecos, Viajar sola con FOW a|Sin comentarios