Botswana, donde el río desaparece

/, Viajar sola con FOW a/Botswana, donde el río desaparece

Botswana, donde el río desaparece

Botswana es uno de los países más ricos de África no sólo por sus minerales sino por su mundo acuático. Muchas personas juntan este destino a su visita a Namibia y vuelan directamente desde el parque de Etosha que se encuentra en el norte de Namibia.

Botswana tiene la peculiaridad de poseer uno de los mayores humedales de África llamado el Delta del Okavango y el mayor delta del mundo.

Se trata de un río que nace en Angola, atraviesa la franja del Caprivi pero no muere en el mar ni en otro río, sino que simplemente desaparece en el desierto del Kalahari.

El Delta es una zona llena de flora y fauna, en el que uno puede adentrarse con unas canoas llamadas “mokoros” (canoas construidas con un tronco de ébano) viendo cocodrilos, hipopótamos, elefantes y un sinfín de animales.

Tienes un poco la sensación de ser Katherine Hepburn en la “Reina de África”.

De hecho, se puede incluso pernoctar con la tienda de campaña en una de las pequeñas islas que forma el Delta.

Allí podrás oír los cantos de los oriundos enfrente de un fuego y conocer sus historias y leyendas por la noche.

Una de las cosas muy recomendables que no hay que perderse es alquilar una avioneta y ver el Delta desde el aire.

Resulta una experiencia inenarrable ya que sus diversas ramificaciones parecen las venas y arterias del cuerpo humano que no se sabe dónde acaban.

Este tipo de experiencias te permitirán sobrevolar también el Parque de Chobe que es uno de los parques más interesantes que he visitado en África.

Allí se encuentran los “Big Five”, es decir los 5 animales que todo viajero tiene que conseguir ver para tener un safari completo (león, elefante, leopardo, rinoceronte y búfalo).

En Chobe podrás no sólo ver estos animales sino muchos más ya que es como el Arca de Noé. La ventaja de este parque es que se puede visitar por tierra y por agua.

Por la mañana temprano es un buen momento para ver antílopes, jirafas, zebras y otras especies de ciervos adentrándote por sus carreteras.

Por la tarde, no hay nada más bonito que coger un barco que te acercará a los elefantes, hipopótamos, búfalos mientras que ves como el sol va desapareciendo y diluyéndose en el horizonte africano.

Por supuesto que en Botswana hay otros parques interesantes como Moremi, pero lo cierto es que mucha gente elige como final de viaje acercarse a Zimbabwe y ver las famosas Cataratas Victoria que conforman la frontera entre Zambia y Zimbabwe.

Aunque este último país podría merecer una visita exclusiva, no es menos cierto que elegir como viaje este escenario y hacer un poco de deporte bajando en canoa los rápidos del río Zambeze es toda una aventura.

Es recomendable visitar las cataratas por los dos lados. Muchas agencias te pueden organizar en Victoria Falls la ida y vuelta a Zambia en el mismo día.

La entrada al parque te permite moverte a tu aire y quedarte todo el día si quieres con lo que merece la pena tomárselo con calma. Las cataratas tiene más de 120 metros de altura y generan en algunas zonas una especie de niebla que te transportará a otro mundo.

Y es que como decía Livingstone “el agua es la sangre de África” y ¿qué mejor sitio para disfrutarla que Botswana y Victoria Falls?

Alice Fauveau

By | 2018-03-28T10:57:08+00:00 julio 21st, 2009|Blog, Viajar sola con FOW a|Sin comentarios