ANNA FERRER, el alma femenina de un sueño

ANNA FERRER, el alma femenina de un sueño

Anna Ferrer es la prueba evidente de cómo un viaje puede cambiarte la vida. A ella se la cambio. Del todo. Mediaba la década de los 60 y ella tenía tan sólo 16 años cuando se enroló con su familia en un viaje alrededor del mundo y terminó, junto a su hermano en Mumbay. La India había ejercido tal fascinación sobre aquella jovencita británica que decidió que se quedaba allí. A terminar sus estudios, a trabajar o a lo que surgiera. Y surgió.

_dsc5117_sofia_moro_anna_ferrer

Anna Ferrer, en un aldea india

En 1965 comenzó a trabajar en la revista Current como periodista. No tenía ninguna titulación y era demasiado joven, pero poseía un entusiasmo desbordante y consiguió el puesto por una casualidad del destino; su nombre era igual que el de una antigua empleada y su jefe lo interpretó como un buen augurio. Allí Anna – entonces Perry – ejerció su profesión durante tres años, hasta que, en 1968, quizá de nuevo la Providencia, como ella gusta de afirmar, la puso en el camino del Padre Vicente Ferrer. Tuvo que realizar una entrevista a aquel jesuita español que estaba protagonizando toda una revuelta en el país. Así fue como le conoció.

Tuvo que realizar una entrevista a Vicente Ferrer, un jesuita español que estaba protagonizando una revuelta en India. Así fue como le conoció.

El jesuita español llevaba quince años en India trabajando a favor de los más desfavorecidos. Si bien contaba con el apoyo incondicional de los campesinos, para las élites poderosas se había convertido en alguien peligroso, por lo que solicitaron al gobierno su expulsión del país. El pueblo se movilizó a favor de Ferrer, y la entusiasta Anna, que reacciona como un resorte ante las injusticias, se unió al movimiento. Movilizaron a más de 30.000 personas en una marcha, y, quizá “milagrosamente” Indira Ghandi convirtió la expulsión en unas cortas vacaciones, autorizando a Ferrer a volver a la India en un futuro. Para cuando volvió, Anna estaba ya decidida a ayudar a aquel hombre generoso y empecinado en su infinita labor de tratar de sacar de la pobreza a millones de desamparados en la India, y se convirtió en la primera voluntaria de su ambicioso proyecto.

Anna y Vicente contrajeron matrimonio en 1970

Anna y Vicente contrajeron matrimonio en 1970

En 1970, Anna y Vicente contrajeron matrimonio, después de que él abandonara la orden religiosa. Les separaban más de 20 años, pero tenían una ilusión común e idéntica capacidad de trabajo. Durante más de cuarenta años y desde Anantapur, una de las zonas más desfavorecidas del desértico estado de Andra Pradesh, dirigieron conjuntamente la fundación Vicente Ferrer, de la que actualmente, Anna es presidenta y directora ejecutiva. Inteligente, comprometida y con una gran capacidad de liderazgo, Anna ha puesto desde el principio una especial atención en los derechos de la mujer, las personas con discapacidad y la sanidad, configurando una red sanitaria al alcance de toda la población. Sus tres hijos, Moncho, Tara y Yamuna, nacieron y se criaron allí, en uno de los estados más pobres de la India.

Durante más de 40 años, desde una de las zonas más pobres, Anantapur, ambos dirigieron conjuntamente la Fundación Vicente Ferrer.

Su marido, Vicente, falleció en 2009 a la edad de 89 años, pero tanto Anna como su hijo Moncho, que trabaja codo a codo con ella, saben que a aquel sueño que albergaron juntos le queda aún mucho camino por recorrer. Anna Ferrer es ahora la responsable de establecer la estrategia de la organización, y de coordinar al equipo de responsables que gestionan los distintos proyectos. Después de tantos años no le faltan energía ni recursos, ni – afortunadamente – distinciones que de alguna manera suponen un reconocimiento, por mínimo que sea de esa labor que espera seguir desarrollando durante mucho tiempo.

retrat-familiar-foto-fundacion-vf

Retrato familiar: falta la tercera integrante por llegar

[gridfx]

Para saber más: No te pierdas la película Vicente Ferrer, protagonizada por Imanol Arias y Aída Folch. La puedes ver en streaming en la web de la fundación. Aquí.