/, España, Mujeres importantes en la historia, Viajar sola con FOW a/A propósito de Blackfish: entrevista a una mujer entrenadora de orcas

A propósito de Blackfish: entrevista a una mujer entrenadora de orcas

El estreno de la película documental BackFish ha hecho que el mundo de las orcas se acerque a la gente a través de la pantalla de cine. Sin embargo, no hay mejor manera de conocer una realidad que hablando con alguien que la conoce de cerca. Sin pantallas de cine de por medio, sin dinero ni intereses y desde la más sincera objetividad, Focus on Women se ha acercado a este mundo entrevistando a una de las personas que trabajan diariamente con estos animales. Es verdad que cada oficio tiene su aquel, pero hay que reconocer que trabajar con orcas no es algo de lo que muchos puedan presumir. Por ello, Focus on Women ha estado con una entrenadora de orcas para saber más acerca de las mujeres que trabajan en este mundo. Paola es una joven madrileña de 25 años, que desde pequeña sabía que iba a trabajar con animales marinos. Ya con 3 años, cuando visitaba el Zoo de Madrid y veía las focas y los delfines le decía a su madre: “Mamá, cuando sea mayor voy a estar ahí”. Y efectivamente, unos años después, al terminar  la carrera de Biología en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó sus prácticas en el Delfinario del Zoo de Madrid. Marineland. Paola, entrenadora de orcas Desde entonces no ha parado y no se ha separado de sus delfines, o sus niños, como ella los llama. Madrid, Oceanographic de Valencia… y finalmente Marineland en Antibes, Francia, donde lleva 2 años trabajando diariamente tanto con delfines como con orcas. Para todas nuestras viajeras, aquí os dejamos la entrevista que le hicimos a Paola, bióloga, viajera y entrenadora de delfines y orcas. 1.      ¿Qué recorrido profesional es necesario para convertirse en una entrenadora de orcas? Todos los entrenadores hemos llegado aquí por caminos muy diferentes: biólogos, psicólogos, etólogos, oceanógrafos y personas con distintas experiencias profesionales con animales. Pero todos, sin excepción hemos llegado aquí con algo en común, una gran vocación y una pasión enorme por los animales y el mundo marino. Y eso es exactamente lo que es necesario para esta profesión; cualquier formación académica que enriquezca al equipo y mucho amor que enriquezca la vida de nuestros animales. 2.      Y en el plano personal ¿qué crees que hace falta? Hace falta ser una persona con muchas ganas de aprender, ya que es un trabajo en el que aprendes cada día del resto de entrenadores y sobretodo de los animales. Una persona dinámica, creativa, comunicativa, con capacidad de autocrítica (muy importante en nuestra profesión) y por encima de todo, con espíritu de equipo .

La empatía es una parte fundamental del trabajo con delfines y orcas

3.      Como entrenadora de orcas los lugares donde puedes desarrollar tu profesión son muy concretos, como el Sea World, donde se ha ambientado la reciente película documental estrenada este 1 de noviembre Blackfish. ¿En qué lugares has vivido tú? Hoy en día hay parques marinos y aquariums en casi todos los países del mundo. Al ser un trabajo en el que las plazas son muy limitadas, la pasión por este mundo hace que la mayoría de nosotros tengamos que movernos de aquí para allá a lo largo de nuestras carreras. Yo he pasado como profesional de este sector por el Zoo de Praga, donde tuve mi primer contacto con leones marinos, Zoo Aquarium de Madrid donde hice mis prácticas de la universidad con leones marinos y delfines, el delfinario de L’Oceanografic de Valencia, y por último el departamento de Cetáceos (orcas y delfines) en Marineland, Antibes, en la Costa Azul francesa, donde llevo ya dos años, y donde nuestro equipo de entrenadores cuenta con más de ocho nacionalidades diferentes, otro de los puntos enriquecedores de este trabajo. 4.      Como vemos, ser entrenadora de orcas implica trasladar tu residencia y vivir lejos de los tuyos, ¿cómo lo lleva una mujer cómo tú?  Desde muy joven tuve una curiosidad muy grande por los viajes y muchísimas ganas de conocer mundo. Durante mis estudios ya me desplacé con una beca Erasmus a estudiar en el extranjero y desde entonces no he parado. Viajar y vivir en lugares diferentes es parte de mi vida, y en cierto sentido, de mi personalidad también. Conocer otras culturas, personas diferentes, la historia de cada lugar, aprender idiomas, adaptarse a situaciones… Todo ello se ha convertido en una especie de fuerza que me mantiene viva. Hay días, como en la vida de todos, que echas de menos un abrazo de los tuyos, comer en familia, unas cañas en Madrid con mis amigos…pero intento siempre que puedo, escaparme para disfrutar de esos pequeños momentos, aunque, por ahora, estoy bien fuera. 5.      Tanta dedicación, supone falta material de tiempo para plantearse tener una familia. ¿Tú has aprendido a equilibrar ambas partes: tu vida profesional y tu vida personal? Es una de las partes más delicadas de nuestro trabajo. Los animales no son un ordenador que apagamos a las ocho de la tarde y nos vamos a casa. Los animales tienen muchísimas necesidades, igual que nosotros. Para nosotros no existe diferencia entre la semana y el fin de semana, entre febrero o agosto. Los animales necesitan de nuestros cuidados todos los días del año, esté abierto o cerrado el parque. En este trabajo no existen los horarios; hay animales que pueden estar enfermos, hembras embarazadas, crías, animales “viejitos” que necesitan de nuestras atenciones día y noche. Ver un planning de nuestro equipo es ver la vocación escrita en papel y eso, evidentemente repercute en nuestras vidas personales. Cuando te dedicas a esto es porque tu amor por lo que haces es tan grande que no lo vives como un sacrificio, en absoluto. Al final todos conseguimos compatibilizar nuestras vidas personales con la profesional, pero es cierto que es difícil y peculiar, si lo comparamos con cualquier tipo de trabajo de Lunes a Viernes de 8.00 a 17.00.  6.      En el mundo de los entrenadores de orcas, existen más hombres o mujeres?  Requiere de mucho esfuerzo físico o se trata más de destreza y empatía? En nuestro equipo somos prácticamente mitad y mitad, y es lo mismo en casi todos los equipos de entrenadores que he conocido. Creo que, de hecho, es un equilibrio que aporta muchas cosas positivas al equipo. La empatía es una de las bases más importantes de nuestro trabajo. Conocer a tu animal como a compañero más, crear un vinculo fuerte con ellos, trabajar para poder comprenderse, en ambas direcciones, y así, poder comunicarnos fácilmente con ellos, es lo primero para poder llegar a ser un buen entrenador. La destreza es muy valiosa para manejar objetos que nos ayudan al entrenamiento y, sobre todo,  para el trabajo en el agua, ejercicios y acrobacias, que no nos enseñaron en la universidad. La resistencia física es otro de los requisitos básicos para convertirse en entrenador. Trabajamos en el agua, buceamos y nadamos sin parar, cargamos cubos de mas de 15kg en cada mano, y sacamos cada día más de 20 placas de 30 kg de pescado. No te queda otra que ejercitar tu cuerpo sin parar durante todas las horas de trabajo. Todos pasamos pruebas físicas bastante duras continuamente, sobre todo cuando trabajas con orcas. Son animales de unas dimensiones y un peso enormes y necesitamos estar preparados y en forma siempre, ya que de ello depende la seguridad del equipo.  7.      ¿Es más fácil para ellos o para nosotras? Hay de todo. Es más fácil al principio para la gente que ha practicado deporte, sean chicos o chicas, pero una vez que te has entrenado y que este trabajo es tu rutina, estamos todos en las mismas condiciones. No tenemos tareas separadas, o que hagan más los chicos que las chicas. Ninguna.

Paola, entrenando a orcas en Marineland

Paola, entrenando a delfines en Marineland

 8.      ¿Hasta qué edad calculas que se puede seguir siendo entrenadora de orcas? Puedes hacer esto prácticamente toda tu vida. En los diferentes parques por los que he pasado he conocido muchísimos entrenadores que llevan más de 20 años dedicados a esto y que rondan los 50 años, por arriba y por abajo, con una forma física increíble y que hacen el trabajo igual que un entrenador de 25 años que acaba de empezar; ¡incluso las acrobacias en el agua! Cuando te has dedicado a esto durante tanto tiempo por un lado tienes unos conocimientos enormes sobre los animales, que son lo que un equipo necesita a pie de piscina para formar a los nuevos entrenadores, y por otro, tienes una forma física que te permite seguir físicamente preparado para continuar participando en cada tarea. Es cierto que llega un momento en el que, poco a poco, los entrenadores “senior” acaban por pasar cada vez más tiempo en los despachos para encargarse de una gran parte del trabajo que debe gestionarse “sin el neopreno puesto”, pero es una cuestión de convertirse en responsable de área, en el que las responsabilidades cambian, más que una cuestión de limitaciones físicas. 9.      Y, por último, ¿qué le dirías a una mujer que quiera dedicarse a ser entrenadora de orcas? Le diría que busque la mejor de las formaciones, que estudie, que aprenda, que cultive su pasión y su amor por los animales, que los respete por encima de todo y que no deje que su vocación se adormezca por todas las veces que va a escuchar que “es una locura pensar que puedes llegar a conseguirlo“. Cuando uno consigue su sueño y el despertador por la mañana es un regalo en lugar de una tortura, has conseguido algo muy valioso en la vida, algo que muy pocos tienen. Trabajar con animales te cambia la vida, te convierte en alguien más humilde, más empático y más natural. Te pone los pies en la tierra sabiendo que es un trabajo con riesgos, pero al mismo tiempo te deja vivir en las nubes viviendo cada día la realidad de que tus compañeros son criaturas increíbles; criaturas que cada día nos regalan momentos de una complicidad mágica. Trabajar con animales te da tantísimo a cambio, que merece la pena no rendirse en el camino. Con esta última frase y muchas ganas de convertirnos en entrenadoras de orcas y delfines, Focus On Women se despide de Paola, esta gran mujer que ha conseguido su sueño y que gracias a esta entrevista promoverá que otras mujeres no se cansen y lo sigan también. ¡Esperamos que os haya gustado la entrevista!